Preguntas Frecuentes sobre COVID19 y VIH

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó como pandemia al brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Está siendo un motivo de preocupación ante el desconocimiento de este nuevo COVID19 y lo que puede provocar en las personas que vivimos con VIH.

Te presentamos respuestas a las preguntas frecuentes sobre la COVID19 y su relación con el VIH

Cómo afecta el COVID_19 a las personas con VIH

El SARS-COV-2 es el virus de  la familia de los coronavirus que provoca la enfermedad de la COVID19

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las personas y se ha detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en la República Popular China. Todavía se desconocen muchas cuestiones en relación a la enfermedad que produce: COVID-19.

Se transmite a través de la saliva, las heces y del semen.
A través de la saliva, al toser, estornudar o hablar a menos de 2 metros de una persona sin mascarilla.
Al tocarnos la cara, nariz, boca u ojos después de tocar objetos contaminados con el virus.

El SARS-COV-2 no se considera una enfermedad de transmisión sexual si bien se puede transmitir a través de los besos o sexo oral sin preservativo.

  • El sexo con penetración, no se considera una vía de transmisión.
  • Se recomienda el uso del preservativo y realizar posturas sexuales que impidan una relación directa cara a cara (en las que uno de los dos dé la espalda al otro) y/o usar mascarillas.
  • Se deben extremar las medidas de higiene antes y después del sexo, lavado de manos y de los juguetes sexuales y evitar el contacto con saliva, semen o heces.
  • Evitar relaciones sexuales con personas en cuarentena o con síntomas de la COVID19

Los síntomas más comunes de COVID-19 incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire.
Otros síntomas pueden ser: disminución del olfato y del gusto, escalofríos, dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza, debilidad general, diarrea o vómitos, entre otros.
La mayoría de los casos presentan síntomas leves.
Algunos casos pueden ser asintomáticos y tener la enfermedad sin presentar síntomas.
En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen alguna enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, del pulmón o inmunodeficiencias.

Las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen:

  • Realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas)
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado.
  • Usar pañuelos desechables, tirarlos tras su uso y lavarse las manos inmediatamente después.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.
  • Mantener una distancia física de seguridad de al menos 1,5 metros de otras personas.
  • Tener precaución con las superficies que más se tocan y limpiarlas con regularidad.
  • Utilizar mascarilla:
    • Su uso es obligatorio en el transporte público y cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad en la vía pública, en espacios al aire libre, espacios cerrados de uso público o abiertos al público.
    • Es obligatorio para todas las personas a partir de los 6 años, salvo las excepciones:
      • Dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla, motivo de salud que contraindique su uso debidamente justificados, personas con discapacidad o situación de dependencia que presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización, o en actividades en las que resulte incompatible el uso de la mascarilla o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • No hay que tomar precauciones especiales con los alimentos en España para evitar esta infección.
  • Hasta la fecha no existe evidencia científica alguna de que las mascotas jueguen un papel importante en la transmisión de la enfermedad hacia los humanos.

Diversos estudios científicos indican que las personas con VIH ni son más susceptibles de contagiarse de COVID19 ni su evolución tiene por qué ser más grave que en otras personas.

Como en el resto de la población, se consideran grupos de riesgo al margen de si tienen o no VIH cuando:

  • Son mayores de 60 años
  • Padecen hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodeficiencias y mujeres embarazadas.
  • Se considera que una persona con VIH está inmunodeprimida cuando sus CD4 están por debajo de 350 células/mm3

Las personas que toman tratamiento antirretroviral y tienen un recuento de CD4 superior a 350 células/mm3 y carga viral indetectable pueden esperar que sus resultados sean similares a los de las personas seronegativas de características similares.

Tener otra comorbilidad podría agravar la evolución de la COVID19, ser mayor de 60 años, hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer y en mujeres embarazadas.

No existe evidencia científica que indique que los tratamientos antirretrovirales eviten el contagio de SARS-COV-2 ni que protejan de una peor evolución frente a la COVID19., por ello las personas con VIH:

  • No deben iniciar un tratamiento antirretroviral determinado o modificar el que ya tienen por motivo del COVID-19.
  • No se deben tomar más dosis de la recomendada y se ha de continuar tomando el tratamiento del VIH como indica el médico especialista,  ya que puede ser perjudicial para la salud, tomar más dosis no evita contagiarse del Sars-Cov2 ni funciona como tratamiento para la COVID-19.

Está en marcha el estudio «ÉPICOS» que evalúa la posible protección frente al SARS-COV-2 de la terapia utilizada para la PrEP en personal  sanitario, todavía sin finalizar (agosto 2020).

No existe un tratamiento específico, pero en los casos indicados se están empleando algunos antivirales y otros medicamentos que han demostrado cierta eficacia según algunos estudios.

Sí existen muchas opciones terapéuticas para el control de sus síntomas, por lo que la asistencia sanitaria mejora el pronóstico.

Al ser una infección producida por virus, los antibióticos NO deben ser utilizados como medio de prevención o tratamiento.

Infórmate a través de fuentes oficiales, puedes ponerte en contacto con nosotros y enviarnos tus dudas:

  • 976 201 642 / 627 425 826
  • prevencion@omsida.org

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social:

La Moncloa: Información básica COVID-19

Organización Mundial de la Salud (OMS): Rumores sobre la COVID19

ONUSIDA: artículo sobre COVID19 y VIH

Pacto Social por la no discriminación y la igualdad de trato asociada al VIH: información sobre Coronavirus y VIH

Ministerio de Igualdad del Gobierno de España: el colectivo LGTB frente a la COVID19

Chem-safe.org: Chemsex en tiempos de coronavirus

Resuelve tus dudas

Sus datos serán utilizados por OMSIDA en base a su consentimiento, para gestionar adecuadamente su solicitud de información. Sus datos no se cederán a terceros, salvo obligación legal. Ud. tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar y suprimir sus datos. Consulte la información completa en nuestra Política de Privacidad

*Revisa también tu carpeta de SPAM si no recibes respuesta